TRIBUNA DE LA SOCIEDAD CIVIL DE ESPAÑA

Libros

The mirage of Swedish socialism

Desde la década de 1970, el Estado del bienestar sueco es mundialmente conocido por su generosidad, especialmente con las familias con hijos, pero a menudo se malinterpreta. Se suele presentar como un sistema de pagador único en el que los ricos financian los servicios públicos y las ayudas a la renta del resto. Sin embargo, la mayor parte de la redistribución en Suecia tiene lugar a lo largo del ciclo vital del individuo. Las personas pagan impuestos durante su vida laboral y reciben prestaciones y servicios cuando son jóvenes, viejos o están enfermos. A veces, sin embargo, los programas de transferencias han llegado a ser tan generosos que han puesto en peligro tanto la participación laboral como la estabilidad fiscal, y han tenido que reducirse.

La mayoría de los servicios se administran a nivel municipal o regional y se financian, en su mayor parte, mediante impuestos locales sobre la renta. A diferencia de la mayoría de los países europeos, el seguro de desempleo no es obligatorio y las pensiones de vejez se han reformado, pasando de un sistema de prestaciones definidas a otro de cotizaciones definidas.

El sistema de pensiones también incluye cuentas individuales, en las que los suecos invierten en fondos de su elección y reciben prestaciones en función del rendimiento de sus inversiones individuales. Los sistemas de vales y las leyes de libertad de elección han establecido el derecho de las personas a elegir entre diferentes proveedores de servicios de cuidado de ancianos, atención sanitaria, preescolar y educación, con el fin de fomentar la elección individual, la innovación, la eficiencia y la disponibilidad.

Con estas reformas innovadoras, Suecia está probando hasta dónde puede llegar un país para fomentar el espíritu empresarial y la competencia dentro de un Estado del bienestar financiado con impuestos. El resultado es una combinación que a veces se ha descrito como un «experimento neoliberal».

Últimos Artículos

El falso apostolado de la sociedad civil

El presidente del Foro de la Sociedad Civil, escribe en Vozpópuli que la sociedad civil española se ha convertido en un oscuro objeto del deseo gubernamental para suplantarla y ponerla totalitariamente a su servicio.

Leer más »

Transición en entredicho

Jesús Sánchez-Quiñones, miembro del Foro de la Sociedad Civil, dice en un artículo de opinión publicado en El Economista que sería importante conocer el coste real de la transición energética.

Leer más »

Sobre la Revolución Industrial y la formación del capitalismo

José Luis Feito, miembro del Foro de la Sociedad Civil, reflexiona en la Revista de Libros sobre la Revolución Industrial, a la que define como «el fenómeno más relevante de la historia económica», y resume las principales teorías que explican las claves del crecimiento autosostenido y las razones por las que unas sociedades han llegado a ser mucho más ricas que otras. 

Leer más »

Por una defensa con criterio

Florentino Portero, miembro del Foro de la Sociedad Civil, escribe en El Debate que «la defensa, como la diplomacia, es un instrumento de la política» y que si ésta no establece claramente unos objetivos, resultará imposible establecer prioridades en el gasto».

Leer más »