Guillermo Gortázar

La corrupción es el síntoma, no la enfermedad

Guillermo Gortázar, historiador y abogado, ha escrito un interesante artículo de opinión en el diario digital El Español, en el que defiende que la corrupción en nuestro país es simplemente una consecuencia de «la deficiente representación política que posibilita la concentración de poder y la ausencia de controles». Para leer el texto completo, pinche aquí.

Según Gortázar, «para resolver la actual situación de corrupción sistémica se precisaría la voluntad de alterar, de cambiar comportamientos y normas políticas que suponen una disminución del poder del presidente del gobierno, y esto es algo que ninguno ha deseado en absoluto. Hasta ahora ningún presidente del Gobierno se ha visto obligado a reducir sus amplísimas atribuciones y tampoco han tenido voluntad alguna de rectificación».

Este experto considera que España cuenta con un defectuoso sistema democrático, más parecido a un sistema presidencialista, pero sin los contrapesos que éste suele tener.

Según Gortázar, «establecer un sistema efectivo de representación política y eliminar el poder abusivo de los dirigentes en la elaboración de las listas electorales, así como respetar la prevista división de poderes constitucionales y sistemas de control, favorecerá el camino de la curación de la enfermedad de la corrupción y mejorará considerablemente la calidad democrática de nuestra patria».